Historia de Jiu-Jitsu

 

El Jiu-Jitsu está considerado como la madre de las Artes Marciales y es una de las más antiguas formas de lucha. Sus orígenes se remontan a más de dos mil años en la India. En aquellos tiempos, los peregrinos indios, que por lo general eran delgados, de baja estatura y pacíficos, solían ser asaltados por tribus de mongoles, sumamente violentos y además los de mayor estatura entre los pueblos de Asia.

 

Los indios, en inferioridad de condiciones físicas, se vieron en la necesidad de crear una clase de defensa personal que no tuviera como fundamento la fuerza muscular. El método se desarrolló bajo el concepto de "El principio de la palanca contra la fuerza de los adversarios".

 

Posteriormente llegaría a China - tal y como lo hicieron otras artes - y luego a Okinawa y Japón donde fue adoptado por las clases guerreras.

 

Sus inicios en Japón se remontan al período comprendido entre los siglos VIII y XVI, en que se sucedieron casi constantes guerras civiles en donde las armas, armaduras, tácticas y sistemas de lucha se desarrollaron y perfeccionaron en los campos de batalla. El ejército en ese momento consistía de soldados a pie armados con lanzas.

 

En esa época, con una tecnología primitiva y sin las armas que posteriormente los hombres fueron inventando, las batallas se decidían en campo abierto, en enfrentamientos cuerpo a cuerpo, con ataques y contra ataques.

El samurái desarrolló un estilo de combate mortalmente eficaz que dependía de la espada como arma primaria en la batalla, pero en las escuelas de Kenjitsu, donde los hijos menores de los funcionarios de clase alta eran reclutados, eran adiestrados en arquería, esgrima y combate sin armas. Debido a que los guerreros portaban armaduras, no utilizaban saltos ni patadas.

 

Este tipo de defensa personal comenzó a formar parte de la vida de los samuráis y en sus hábiles manos creció y se desarrolló hasta ser inmensamente eficaz, peligrosa y violenta. Su nacimiento probablemente coincidió con los orígenes del samurái. El nombre de Jiu-Jitsu o Yawara comenzó a ser utilizado alrededor del año 1600.

En el año 1603 se establece Tokugawa Yeyasu como nuevo Shogun, iniciando el período histórico denominado Edo (en la actual Tokio). Comienza así un proceso de pacificación y estabilización económica y política.

 

La sociedad fue dividida en cuatro clases: los samurái, campesinos, artesanos y comerciantes. La paz duradera hizo que el samurái comenzase a tener problemas financieros, ya que al no haber guerras sus servicios no eran requeridos. Los samurái sin amo se convirtieron en Ronin, de hecho, en un desempleado. El gobierno intentó ayudarlos con subsidios y enfatizando la importancia de la educación en las artes marciales y buscaron en la enseñanza del jiu-jitsu una nueva profesión y un nuevo modo de vida.

 

Muchos samurái se convirtieron de maestros de las artes marciales con armas, a los estilos sin armas. Estos estilos sin armas se desarrollaron de las técnicas de los estilos con armas y fueron colectivamente conocidos como JIU JITSU.

El jiu-jitsu se practicaba mucho (durante el período Edo llegó a haber 725 estilos reconocidos oficialmente) y muy a menudo, la lucha terminaba con la muerte de uno de los luchadores. Sus practicantes comenzaron a dividirse en varias facciones. Cada uno creó un nuevo Arte marcial, que pudo ser exportado y aprendido por todos. Para algunas de estas nuevas artes, se crearon reglas de competición en las que había vencedores y vencidos, pero todos permanecían con vida, como por ejemplo el Judo, el Karate, etc... En cambio otras, como el Aikido, siguieron el principio de la "no competición".

 

El Jiu-Jitsu o Jiujutsu que actualmente se está impartiendo es Tradicional, haciendo énfasis en los aspectos de autodefensa y combate deportivo y se basa en el combate o defensa personal de pie, pero no desechando las técnicas de suelo, ya que la lógica de todo enfrentamiento indica que casi siempre terminamos allí. Además se incluye los modernos sistemas de competición (Ne Waza, Duo y Lucha).

 

El Jiu-Jitsu en nuestro país apenas se conoce, porque se le ha dado más importancia al Judo deportivo (que es un estilo que nace de antiguas escuelas de Jiujitsu), y sólo se le conoce la modalidad de Goshin Jitsu o Defensa Personal (en el Tradicional), y el estilo de jiujitsu denominado Jiu-Jitsu Brasilero (Brasilian Jiu-Jitsu), que es muy popular gracias a la difusión de competencias de tipo UFC y Vale Todo.

 

Actualmente el Jiu-Jitsu en todos sus estilos, se está difundiendo cada vez más, demostrando que el gran repertorio de técnicas para diferentes situaciones, son de gran ayuda, tanto para la defensa personal, como para la competencia deportiva, además del aspecto formativo en lo espiritual y físico.

 

DISCIPLINAS...

Copyright © JITTSU CLUB Parla